Recomendados
Home / Consejos SEO / Realizar correctamente redireccionamientos para no perder posicionamiento

Realizar correctamente redireccionamientos para no perder posicionamiento

redireccionamientos

La situación es bastante común. Cuando se modifica la página web, se rediseña o incluso se crea otra vez, las direcciones anteriores se quedan indexadas. Los usuarios acceden a ellas por una búsqueda en Internet y se genera un error 404. Esto no sólo supone la pérdida de la visita, sino que además supone una penalización de posicionamiento dado que las páginas con mayor número de errores 404 generados desde una búsqueda real en Google u otro buscador, son reconocidas como menos relevantes y accesibles que las de la competencia.

Para evitar estas situaciones hay que aplicar de forma correcta los redireccionamientos. Un redireccionamiento implica “mover” al usuario desde una página a otra. Los redireccionamientos tienen distintas tipologías. La que permite mantener un posicionamiento original es el denominado redireccionamiento 301.

Este tipo de redireccionamiento indica que el contenido de una página web sigue estando presente y se puede encontrar por parte del usuario, pero en una dirección diferente que, además, se ha establecido de forma permanente. En otras palabras, que el contenido que se está buscando ahora se encuentra y seguirá estando (no es una situación temporal) en la dirección url a la que se redirige al usuario.

Cuando se realiza un único redireccionamiento por algún cambio puntual, simplemente se puede identificar la página origen, la página destino y realizar la función. Sin embargo estas son situaciones muy esporádicas y no suelen afectar directamente al posicionamiento general de toda la página, sino sólo a la especificada.

El rediseño de toda una página web sí puede afectar al posicionamiento completo de la misma. En estos casos se recomienda inicialmente hacer una base de datos de las urls que van a verse afectadas por el cambio. En la mayoría de casos, con un simple .csv o .xlsx es suficiente.

Estas serán las urls origen que posteriormente el programador deberá tratar. Posteriormente hay que identificar las urls destino. Esto se puede adivinar, sin embargo, no se puede realizar ninguna acción antes de que existan o generaremos errores 404 inevitablemente. Una vez publicadas sí podremos crear un patrón de vinculación entre urls destino y urls origen.

Las urls destino pueden ser de 3 tipos. El primero de ellos y más adecuado es el equivalente informativo, una página que contiene el mismo o casi idéntico contenido en otra url distinta. En segundo caso se puede redireccionar a una sección o categoría general, de forma que se indica al usuario que la temática que está buscando puede estar en esa dirección. Por último se puede escoger la home como destino final, para mantener la visita dentro de nuestra página web aún cuando el contenido ya no está en ella.

Scroll To Top